Miopía, hiperopía o hipermetropía y astigmatismo. ¿De qué se tratan?

Te recetaron anteojos o lentes de contacto y te dijeron que tienes miopía, o hiperopía (hipermetropía), o astigmatismo, o una combinación de estas condiciones. Pero, ¿cuál es la diferencia entre estos tres defectos comunes de la vista (que, por cierto, no son enfermedades)? Aquí te lo explicamos…
¿Te cuesta trabajo ver claramente la pantalla del cine – o incluso la de tu televisor? Si no tienes dificultad para ver objetos cercanos, pero debes entrecerrar los ojos para enfocar objetos lejanos, es posible que seas corto de vista. Ser corto de vista es el término común que se utiliza para un problema de la visión denominado miopía.
La miopía es una condición que sucede en el interior del ojo. El globo ocular es demasiado largo o la córnea o el cristalino (lente) son demasiado curvos, lo que provoca que las imágenes converjan frente a la retina, el área que “procesa” las imágenes visuales. La gente que es corta de vista puede ver claramente los objetos que se encuentran “cerca”, pero ve aquellos que están distantes con menor claridad o en forma borrosa.
Ahora, si alguna vez notaste que un amigo o un pariente de edad avanzada tiene que sostener un libro a cierta distancia para poder leerlo – es posible que esa persona sufra de hiperopía. El término “hiperopía” se utiliza para describir un problema visual también denominado hipermetropía.
Una persona que sufre de hiperopía ve los objetos a cierta distancia con claridad, pero tiene dificultad para ver los objetos que se encuentran muy cerca. Al igual que la miopía (visión cercana) la hipermetropía tiene lugar dentro del mismo ojo. El globo ocular es demasiado corto desde el frente hasta la parte posterior y el cristalino del ojo tiene dificultad en redondearse para enfocar adecuadamente. Esto provoca que la imagen converja detrás de la retina, el área que “procesa” las imágenes visuales.
El astigmatismo es una forma de visión borrosa, y un problema visual provocado por la curvatura irregular de la parte externa del ojo (córnea). Como el ojo tiene una curvatura irregular, la luz se procesa en forma diferente, lo que origina el enfoque de dos puntos de imagen en la retina en lugar de uno.
Como te imaginarás, la existencia de dos imágenes procesadas separadamente origina una visión borrosa leve, moderada o grave en uno o ambos ojos. Los síntomas incluyen la tendencia a entrecerrar los ojos, tensión o fatiga ocular y dolores de cabeza recurrentes.
Las investigaciones demuestran que aproximadamente una de cada tres personas padece alguna forma de astigmatismo.
La miopía, la hipermetropía y el astigmatismo son problemas oculares comunes, que pueden empeorar con la edad. Todos se diagnostican mediante un sencillo examen de agudeza visual y en general son bastante fáciles de tratar con anteojos o lentes de contacto.

Imagen © iStock / rodjulian

The post Miopía, hiperopía o hipermetropía y astigmatismo. ¿De qué se tratan? appeared first on Vida y Salud.

Miopía, hiperopía o hipermetropía y astigmatismo. ¿De qué se tratan?