¿Por qué llora mi bebé? (Primera parte)

Todos los bebés lloran, es cierto. Pero el tuyo llora y llora sin parar, y ya te estás preocupando. ¿Qué le pasará? A veces desearías que tu bebé hablara para entender porqué llora, pero no es posible. Sin embargo, el identificar las causas de su llanto tampoco es imposible. Puede ser cólico, hambre, sueño… En Vida y Salud te damos algunos consejos para que aprendas a reconocerlas.
Piénsalo bien. Si los bebés no pueden hablar o señalar, es normal que el llanto sea su única manera de expresar lo que sienten al mundo exterior. Pero, ¿cómo puedes saber qué quiere decir tu bebé cuando llora? Veremos algunas de las razones por las cuales los bebés lloran, y aunque a nadie nos gusta escuchar a un bebé llorar, en promedio un recién nacido llora de 2 a 3 horas al día. Así que no te angusties. Veamos algunas de las razones…
Extrañando. Recuerda que tu bebé llegó hace poco a este mundo y para él todo es nuevo y extraño. En muchos casos el llanto quiere decir que extraña estar dentro de tu panza, con el calor materno y la seguridad del líquido amniótico. En estos casos sólo necesita tranquilidad, caricias, escuchar tu voz y estar en tus brazos.
Cansancio. Cuando tu bebé bosteza, parpadea, tiene hipo o no te mira directamente mientras llora, quiere decir que necesita un descanso. Puede ser que él aún no sepa que quiere dormirse, y simplemente llora para decirte que está agotado, que ha habido mucha actividad a su alrededor y que necesita tranquilidad y reposo.
Hambre o sed. Si tu bebé abre la boca, hace gestos como si quisiera chupar algo y voltea la cabeza de lado a lado, puede ser que tiene hambre o sed. Ofrécele leche materna o de biberón, y si eso no lo tranquiliza puede ser que simplemente quiere chupar algo para tranquilizarse.
Incomodidad. Algunas veces tu bebé puede sentirse incómodo por la forma en que lo recostaste en la cuna o por que tiene el pañal sucio. En esos casos generalmente tu bebé llorará con quejidos y cara de preocupación. Revísale el pañal y cámbialo de posición.
Gases. Sí, tu bebé también necesita desalojar gases después de comer. Pero él no puede hacerlo solo y necesita tu ayuda. Por eso es tan común ver a tantos padres y madres darle pequeñas palmaditas en la espalda a sus bebés después de la comida. Inténtalo, puede ser que tu bebé tenga algunos gases que no han podido salir y le están incomodando.
Dolor de panza. Tu bebé puede llorar cuando la leche que le das no le gusta o le sienta mal. A veces se debe a que lo que estás comiendo le cambia el sabor a tu leche y tu bebé lo siente, o que simplemente tiene el estómago resentido. Trata de cambiar tu dieta por unas semanas para ver si mejora, o sóbale la panza.
Dentición. Los primeros dientes se están alistando para salir, y las encías le duelen. Intenta comprarle un juguete frío y rugoso especial para aliviar el malestar de las encías y refrescarlas.
Ese llanto no es normal, ¿puede ser cólico?
Cuando los bebés lloran sin parar y más de lo normal, muchos pediatras dicen que tiene “cólico”. Eso quiere decir que el llanto no se debe a algo concreto, pero es más difícil de definir y de calmar.
Los pediatras aún no saben a qué se debe el cólico exactamente. Hasta el momento se sabe que es común que se inicie después de la segunda semana de nacido y que típicamente tiende a durar hasta los 3 o 4 meses. Estas son algunas señales de que tu bebé puede estar llorando porque tiene cólico:
Llora por más de 3 horas al día
Tiene una expresión de preocupación o dolor, se queja y frunce el rostro
El llanto aumenta en las horas de la tarde o en la noche
Empieza a llorar de un momento a otro
Llora durante o después de la comida
¿Y si es algo más?
En algunas ocasiones puede deberse a enfermedades mucho más serias como infecciones, congestión intestinal, alergias, enfermedades del corazón o migraña, por ejemplo.
¿Cómo puedes saber cuándo el llanto se debe a una enfermedad más grave? Cuando está acompañado por otros síntomas. Fíjate en las siguientes señales de alerta:
Fiebre, tos
Hiperactividad o letargo
Rechaza la comida
Vómito, diarrea, heces (materia fecal) de olor fétido
Erupción o salpullido en cualquier parte del cuerpo
Cuerpo o cabeza hinchados
Sangre en la orina o en las heces
Si pierde peso o no está subiendo de peso como debiera
Si llora con cada comida, inmediatamente después de cada comida o más de 3 horas al día.
Si notas algunas de estas señales en tu bebé, o si tienes dudas, no le des ningún medicamento y llama o llévalo de inmediato al médico. El o ella podrá identificar el problema, establecer el diagnóstico y brindarle a tu bebé el tratamiento que necesita.
Cualquiera que sea el caso, siempre recuerda que el llanto de tu bebé tiene un motivo. Trata de no perder la paciencia o de reaccionar de manera brusca. Esta es la única manera en la que puede tu bebé expresarse. Escúchalo. Te invitamos también a hacer clic aquí para leer la Segunda parte de este artículo en el cual hablamos más a fondo del cólico.

Imagen © iStock / Brosa
The post ¿Por qué llora mi bebé? (Primera parte) appeared first on Vida y Salud.

¿Por qué llora mi bebé? (Primera parte)